Ahora si, ya no me aguanto!

Los martes doy clases en Centro y tengo por lo menos una hora para comer, en ese lapso normalmente voy al iHop por una hamburguesa o una crepa, me preocupé cuando se me acercó el gerente y me dio una tarjeta de cliente frecuente! ahora era oficial, como más crepas de las que debería! pero lejos de ser ese el tema de este post quiero escribir sobre la fauna que me rodea el día de hoy, quizá como una forma de no sentirme solo en medio de ellos.

Sentados en el medio gabinete a mi  izquierda una mesa con 3 parejas que se ríen exageradamente alto se toman fotos y rebosan alegría.
A mi derecha tres personas más, uno con la corbata aflojada, 3 esclavas 2 anillos y un celular que trae en la pantalla externa una virgencita alburea a su compañera de trabajo y ahora me está preguntando si yo prefiero la mac o la p.c.!!! por que me vio escribiendo esto!!!
-Con esas se puede chatear con video verda?
-Si pero no creo que nadie quiera verte- es la respuesta que salta a mi mente, sin embargo contesto:
-Si, así es
– Yo tengo una igualita a esa
-a
bajo la vista y vuelvo a escribir estas líneas.
Frente a mi, dos chavos se observan sin poder disimular que están enamorados.
Los meseros se asoman a la ventana por que las gruas se están llevando las motos del envío a domicilio; el tipo de las cadenas de oro me mira insistentemente y yo me deslizo en el medio gabinete  más cerca de los ruidosos.
A pocas mesas un hombre de 1.85 con camisa a cuadros pide una monster Cheese burguer y en cuanto el mesero se aleja, el de manera discreta se desabrocha el botón del pantalón; jaja que horror, nunca había observado a la fauna local, normalmente uso estas dos horas para leer,  abro mi libro me desconecto y no me entero de nada,  pero hoy abrí mi libro y NO tenía pila!!!! así que abrí mi máquina y conecté mi libro al usb para que cargara mientras yo comía y aunque ya cargó no quiero dejar de ver a los seres que me rodean!
las 3 parejas que estaban muy contentas ahora discuten y hacen caras tratando de decidir cuanto le toca a cada uno, una trae sus billetes en el puño, lee y relee la cuenta como si estuviera escrita en un idioma desconocido.
El de las cadenas ahora cuenta anécdotas de ex novias a su compañera a la que evidentemente le está tirando la onda,  ella con una playera de algodón negra que deja ver su ombligo lo mira como si le interesara,  solo frases sueltas alcanzo a escuchar
…fuimos por que yo traía un carro de esos convertibles…
…te lo juro que no estaba pedo…
los de el otro lado por fin lograron juntar lo de la cuenta y vuelven a reír en voz alta
Son las 3 y casi todos se va corriendo solo quedan unos cuantos,  frente a mi un tipo que se come compulsivamente las uñas y el del pantalón desabrochado.
la conmoción ha terminado
voy a mi libro.

2 Comments

    • Preferí mil veces el del botonazo que el que trataba de conquistar a su compañera de trabajo frente a la sonrisa en complicidad de su extremadamente flaco patiño, un sujeto flaco con el pelo muy encerado que celebraba TODOS los comentarios del displacentero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *