Contra todos los pronósticos

Durante este semestre en más de una ocasión juré que finalmente, después de 18 años, dejaría de dar clases

cientos de desacuerdos con la coordinación académica de Centro, mi paternidad obsesiva, mi crisis laboral, todo me hacía pensar que estos dos grupos serían mi despedida y en el fondo estaba contento de que hubieran sido tan divertidos, tengo más cosas que agradecerles de lo que se imaginan

 

me parecen maravillosos (igual voy a reprobar al 8%)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.